NUESTRO TERRITORIO ES NUESTRA DECISIÓN

EL PREMIO GOLDMAN AMBIENTAL HONRA LA CUSTODIA INDÍGENA DE LA AMAZONÍA

Escucha el mensaje de los ganadores del Premio Goldman 2022, Alexandra Narváez y Alex Lucitante

UNA VICTORIA HISTÓRICA PARA SINANGOE Y TODOS LOS PUEBLOS INDÍGENAS

Sinangoe Victory

En 2017, la comunidad cofán de Sinangoe descubrió una gran amenaza para su territorio: los campamentos mineros y la maquinaria pesada estaban destruyendo el bosque y contaminando el río Aguarico, uno de los más importantes de la Amazonía ecuatoriana, que fluye al borde del territorio de Sinangoe.

El gobierno ecuatoriano había creado una moderna fiebre del oro al aprobar 20 concesiones mineras a gran escala, y otras 32 concesiones más pendientes. Los Cofán nunca fueron consultados.

Alexandra Narváez y Alex Lucitante, dos jóvenes líderes cofanes, trabajaron con la comunidad de Sinangoe y junto a Amazon Frontlines y la Alianza Ceibo, para reunir pruebas que demostraran la violación de sus derechos y así llevar la lucha ante los tribunales.

Sinangoe demandó al gobierno ecuatoriano por otorgar las concesiones sin su consentimiento, y por violar los derechos de la naturaleza, reconocidos en la constitución ecuatoriana. En 2018, ganaron el caso, cancelaron las 52 concesiones y protegieron del desastre a más de 21.000 hectáreas de territorio de selva tropical biodiversa, así como a docenas de comunidades que se encuentran río abajo.

Alexandra, Alex y la comunidad de Sinangoe no se detuvieron ahí. Llevaron su caso hasta la más alta corte del país, la Corte Constitucional del Ecuador. Y en febrero de 2022 volvieron a ganar. Ahora garantizando -por primera vez en el país- que los Pueblos Indígenas tengan el derecho al Consentimiento Previo, Libre e Informado: el derecho a decidir lo que sucede en sus territorios.

El Premio Goldman es un reconocimiento, no sólo al liderazgo de Alexandra y Alex, sino también a la lucha colectiva de los pueblos indígenas para proteger la selva amazónica y al papel fundamental que desempeñan para salvar a nuestro planeta del desastre climático.

Alexandra_Narvaez_Goldman_Prize

Alexandra NarvÁez

Ganadora Premio Goldman 2022

Alexandra Narváez nació a orillas del río Aguarico, en la comunidad de Sinangoe.

Es madre y una de las fundadoras de la guardia indígena de Sinangoe.

Alex_Lucitante_Goldman_Prize

Alex Lucitante

Ganador Premio Goldman 2022

Alex Lucitante se crió en la comunidad de Avie.

Hace parte de un largo linaje de curanderos Cofán.

Nemonte Nenquimo* CELEBRA LA VICTORIA HISTÓRICA DE SINANGOE

“Este premio para dos líderes indígenas que desempeñaron un papel fundamental en una de las mayores victorias ambientales y de derechos indígenas de los últimos años; es un mensaje claro para el mundo. Los pueblos indígenas hemos defendido nuestros territorios durante miles de años, y nuestro liderazgo debe ser respetado y apoyado si queremos salvar a nuestro planeta y a las generaciones futuras de la destrucción”.

*Ganadora Goldman Prize 2020.

CONOCE A LOS GANADORES DEL PREMIO GOLDMAN

ALEX LUCITANTE Y ALEXANDRA NARVÁEZ

SUSCRÍBETE PARA EL EVENTO VIRTUAL

Suscríbete para asistir virtualmente al evento que realizaremos el 23 de junio, y escucha directamente de Alex y Alexandra sobre las luchas de sus pueblos para proteger la selva y sobre el camino a seguir en la lucha contra el cambio climático.

¡Únete!

By continuing you agree to receive Amazon Frontlines emails. Our Privacy Policy will protect your data and explains how it can be used. You can unsubscribe at any time.

... firmas

¡CONOCE MÁS SOBRE LA VICTORIA HISTÓRICA DE SINANGOE!

Alexandra Narváez

Ganadora Premio Goldman 2022

Alexandra es madre de 2 niñas y líder de la comunidad A’i Cofán de Sinangoe, una comunidad emblemática de resistencia indígena en el piedemonte andino-amazónico. Cuando era niña, la abuela de Alexandra le contaba historias sobre la vida antes de que llegaran los cucamas, o forasteros, con su sed de recursos, madera y oro. Ella le contaba a Alexandra cómo el territorio de los kofán se extendía más allá de lo que nadie podía caminar y cómo los bosques estaban llenos de monos, guacamayos, árboles frutales y plantas medicinales.

Hoy, Alexandra ve a Sinangoe como una isla en medio de lo que alguna vez estuvo todo rodeado por territorio del pueblo Kofán, como resultado de la colonización de los cucamas: deforestación, carreteras, pozos petroleros. El reconocimiento de que sus futuros nietos tal vez nunca experimentarían un bosque saludable animó a Alexandra a unirse a la guardia indígena de Sinangoe, una patrulla que recorre a pié cientos de kilómetros de terreno montañoso de selva tropical, para detectar y detener las incursiones ilegales en los territorios Cofán. Siendo la primera mujer en unirse a la guardia, Alexandra se convirtió rápidamente en una líder fuerte, que motiva y anima a los demás miembros de la guardia, incluso en las patrullas de campo más difíciles. Alexandra estaba allí cuando la guardia comenzó a encontrarse con un número creciente de mineros de oro ilegales que habían destruido una gran área de bosque a lo largo del caudaloso río Aguarico que atraviesa el territorio de Sinangoe. Ayudó a su comunidad a tomar la decisión de llevar su lucha a los tribunales.

Alexandra desempeñó un papel de liderazgo clave en la demanda de su pueblo contra el gobierno ecuatoriano, que en 2018 resultó en una victoria histórica que canceló 52 concesiones mineras de oro, protegiendo casi 32.000 hectáreas de selva tropical biodiversa y una región prístina de la cabecera de uno de los ríos más importantes del amazonia ecuatoriana. Esta victoria legal sentó un precedente que los Cofán luego utilizaron para llevar un caso ante la Corte Constitucional del Ecuador. En febrero de 2022, la Corte falló a favor del pueblo Cofán, estableciendo la primera garantía constitucional de la nación para el derecho indígena al Consentimiento Previo, Libre e Informado (CPLI) sobre cualquier actividad extractiva que pueda afectar sus tierras; en otras palabras, el derecho a decir “No” a la extracción de recursos en casi 9 millones de hectáreas de selva tropical en Ecuador.

Hoy Alexandra sigue desempeñando un papel activo en la guardia de Sinangoe. También se desempeña como presidenta de Shame’cco, la asociación de mujeres de Sinangoe, donde lidera el desarrollo de la producción de joyería y ropa, dirigida por mujeres, y una novedosa iniciativa de ecoturismo. La visión de Alexandra es que a través del liderazgo de las mujeres, Sinangoe sea una comunidad autónoma que cuenta con sus propios medios para generar ingresos sostenibles para las familias, y que puedan servir como una alternativa a la extracción destructiva de recursos.

La dedicación de Alexandra como madre, líder comunitaria, miembro de la guardia de Sinangoe, portavoz de su pueblo y modelo a seguir para otras mujeres y jóvenes indígenas, es excepcional. Ya sea en largas caminatas por la selva virgen para detectar y disuadir la minería ilegal, al frente de las protestas en las calles de la capital de Ecuador, o en pueblos en auge minero para denunciar la inacción del gobierno ecuatoriano para detener la minería ilegal, o en asambleas comunitarias intertribales, o ante la prensa. Alexandra, incansablemente, ha puesto su corazón en el movimiento para proteger a su gente y sus territorios. Su éxito como líder comunitaria se debe a su negativa a rendirse, sin importar los obstáculos.

Alex Lucitante

Ganador del Premio Goldman 2022

Alex creció en la pequeña comunidad kofán de Avie, en una de las selvas tropicales más exuberantes y biodiversas de la tierra: las estribaciones andino-amazónicas del Ecuador, un lugar donde el agua fría y clara se precipita por las montañas pedregosas hacia la inmensa cuenca del Amazonas.

Alex proviene de un largo y renombrado linaje de curanderos y líderes espirituales Kofán. Pero a diferencia de su padre y su abuelo, Alex nunca conoció una época anterior a las compañías petroleras, los mineros y los madereros. Creció con un pie en el bosque y un pie en la ciudad. Alex tiene ahora 27 años. Tiene esposa y tres hijos. Y está practicando para ser chamán, como su padre. Mantiene una dieta estricta, se mantiene alejado del alcohol y está aprendiendo a cantar las antiguas canciones curativas. Pero también tiene el sueño de ser el primer abogado de su Nación Kofán.

Alex está dedicando su vida a asegurar que sus hijos y nietos puedan seguir viviendo como Kofán en un territorio seguro y saludable. Su dedicación lo llevó a involucrarse en la lucha de la comunidad vecina de Sinangoe para proteger su territorio de la minería aurífera, donde jugó un papel decisivo al trabajar junto a Alexandra Narváez y la comunidad de Sinangoe para organizar una lucha que se volvió emblemática en todo el Ecuador y resultó en una monumental victoria, cerrando 52 concesiones mineras de oro, protegiendo casi 32.000 hectáreas de selva tropical primaria, y sentando un precedente importante para proteger los ríos de la minería en todo el país.