Los Siekopai regresaremos a Pë’këya - nuestra casa Mayor, nuestro territorio ancestral - Amazon Frontlines

 

“Pë’këya es el alma de los Siekopai…Ahí está todo lo que es importante para un Siekopai y ese territorio tiene poder y valor por lo que hay en él. Muchas historias con las que yo crecí son de esa zona y no son solo historia, eso explica lo que yo soy como persona y lo que es mi familia… a mí me negaron el derecho de vivir ahí y yo veo crecer mis hijos sin entender que es siekopai, sin alma siekopai porque el alma está allá.” – Wilmer Piaguaje, Abuelo Siekopai.

 

Sucumbios – Lago Agrio, 28 de noviembre de 2023 

Después de nuestra larga lucha como Nación Siekopai por recuperar nuestro territorio ancestral Pë’këya, en donde se encuentra el conocimiento, la sabiduría  y la espiritualidad  de nuestra nacionalidad, y del cual fuimos despojados y desplazados, el pasado 24 de noviembre, la Corte Provincial de Sucumbios finalmente dictó sentencia y ordenó al Ministerio de Ambiente, Agua y Transición Ecológica – MATTE entregarnos el título de propiedad de 42.360 hectáreas que se encuentran dentro de la denominada Reserva de Producción Faunística Cuyabeno, declarada de manera unilateral por parte del Estado  como área protegida en 1979. 

El proceso de reclamo de adjudicación que culminó con la sentencia del 24 de noviembre, inició formalmente en 2017 cuando, acompañados por Alianza Ceibo y Amazon Frontlines solicitamos al Ministerio de Ambiente, conforme establece establece la Constitución y las leyesses,se nos adjudique una parte de nuestro territorio ancestral. Seis años después, ante la omisión estatal de tramitar nuestra solicitud, acudimos ante jueces constitucionales que han reconocido que se han vulnerado nuestros derechos, entre ellos la adjudicación de nuestros territorios ancestrales, así como el desarrollo y fortalecimiento de nuestra identidad, derechos consagrados en el Art. 57 númerales 1 y 5 de la Constitución del Ecuador; ello en relación con el principio de aplicación directa e inmediata de la Constitución y la prohibición de alegar falta de noma jurídica para justificar su violación o desconocimiento (consagrado en el artículo 11 numeral 3 de la Constitución). Estableciendo en consecuencia medidas de reparación integral ante dichas vulneraciones, entre ellas la obligación de entregar tìtulo de propiedad y pedirnos disculpas por estas vulneraciones.

Esta sentencia, es una mínima compensación a la lucha histórica de nuestros/as abuelos/as por retornar a Pë’këya, quienes como Cesario Piaguaje durante toda su vida protegieron el vínculo que tenemos los Siekopai con este territorio, nuestra gran casa espiritual, donde se sustenta y se mantiene la especial relación que tenemos con  la naturaleza, el mundo acuático, los espíritus, los centros ceremoniales y lugares sagrados que son la base de nuestra cultura y conocimientos como Siekopai. 

Esta resolución reconoce que por décadas nuestros abuelos y abuelas han vivido, y algunos ya han fallecido; en medio del sufrimiento de estar alejados de su territorio y de verse impedidos de realizar las actividades ceremoniales y de subsistencia propias de los Siekopai. Igualmente, ratifica que nuestros niños y niñas han crecido sin una relación concreta con ese territorio, donde se reproduce nuestro conocimiento milenario, el único lugar donde es posible ser Siekopai, conocer, reconocer y nombrar el mundo. Esta gravísima afectación material e inmaterial da lugar a que la Corte  ordene al MAATE el pedido de disculpas públicas.

Nuestra lucha se ampara en nuestro derecho a regresar a nuestra casa mayor, de la que fuimos despojados y desplazados, no es una lucha por hectáreas, es una lucha por seguir siendo Siekopai, para que el Estado nos devuelva con plenas garantías un territorio que siempre nos ha pertenecido y que nos fue arrebatado, con el que tenemos profundas raíces, el legado de nuestros abuelos, la base de nuestra identidad. Un territorio en el que el gobierno de manera arbitraria y unilateral generó conflictos interétnicos al determinar convertirlo en un área protegida bajo su administración, imponiendo procedimientos y procesos burocráticos y arbitrarios que desconocen la historia de quienes siempre estuvimos allí, antes incluso de la existencia de los Estados, de la guerra y de las divisiones político administrativas. 

Esta sentencia es también un precedente fundamental para la lucha de otros pueblos y nacionalidades cuyos territorios ancestrales fueron traslapados por diversas formas de conservacion ambiental, como las áreas protegidas,  impuestas unilateralmente por el Estado; y que hasta hoy el Ministerio de Ambiente ha usado para negar nuestro derecho esencial a la adjudicación y titulación de sus territorios. Hoy la Justicia ha ratificado lo que los pueblos y nacionalidades reclamamos hace años, que esta negativa vulnera nuestros derechos, y que el Estado está obligado a respetar y garantizar nuestra historia, nuestra forma de ver y entender el mundo y nuestra especial relación con esos territorios; sin que la supuesta falta de normas técnicas justifique la vulneración de este derecho esencial. 

Esta sentencia es también un llamado de atención a las instituciones del Estado que han mostrado una sistemática y clara falta de voluntad para garantizar los derechos de los pueblos indígenas.   El MAATE no puede volver a valerse de estrategias engañosas y de normas inconstitucionales para despojarnos a nosotros ni a otros pueblos indígenas de nuestros territorios y poner en riesgo de nuevo nuestra pervivencia. 

Nuestra lucha aún no ha terminado, estaremos vigilantes de que el MAATE cumpla la sentencia en los plazos y términos que ha determinado la Corte de Sucumbios; y junto a nuestros hermanos y hermanas de otros pueblos y nacionalidades continuaremos la lucha hasta que la titulación de los territorios ancestrales en áreas protegidas sea una realidad en todo el Ecuador. 

Con alegría volvemos a Pë’këya; iremos remando para reencontranos con los espíritus acuáticos que nos abrieron las puertas, iremos  guiados por el espíritu de los abuelos y abuelas que han fallecido y que nos acompañan de vuelta al origen desde Umetsiaya, Tsiayawe´na, Sesekë; los Siekopai, la gran nación de la Gente Multicolor Vuelve a Casa. 

Contactos:

Justino Piaguaje: +593 96 007 6746

Jorge Acero: +593 98 856 6832

Karina Pineda – Comunicación – +593 982 791 240.

Continua leyendo