La nación Siekopai en Ecuador logra una histórica victoria para la recuperación de su territorio ancestral en la selva amazónica - Amazon Frontlines

Lago Agrio, Ecuador, 28 de noviembre de 2023 – Un tribunal de apelaciones ecuatoriano falló a favor de la demanda interpuesta por la nación Siekopai para recuperar y legalizar la propiedad de su territorio ancestral conocido como Pë’këya, ubicado en la selva amazónica, en la frontera entre Ecuador y Perú. La decisión, emitida por un panel de tres jueces de la Corte Provincial de Sucumbíos el pasado 24 de noviembre, marca la primera vez que el gobierno ecuatoriano entregará un título de propiedad a una nacionalidad indígena cuyo territorio ancestral se encuentra dentro del sistema nacional de áreas protegidas, y establece un precedente invaluable para todos los pueblos indígenas que luchan por recuperar sus tierras.

Con una población de apenas 800 habitantes en Ecuador y 1.200 en Perú, los Siekopai o Secoya, la Gran Nación de la Gente Multicolor, están al borde de la extinción cultural y física. A ambos lados de la frontera, los Siekopai están librando batallas legales y desarrollando acciones de gobernanza para recuperar más de 200.000 hectáreas de territorio del que fueron despojados, desplazados o que les fue robado. La victoria de los Siekopai en la Corte de Sucumbios, en la que se reconoce que Pë’këya es de su propiedad, marca un hito importante en la lucha de esta nación indígena por la reunificación de su territorio ancestral. Después de siglos de violencia, despojo, racismo y conquista por parte de misiones colonizadoras, corporaciones caucheras y gobiernos, el reconocimiento de los Siekopai como propietarios de Pë’këya por la Corte es indispensable para restaurar la justicia, garantizar su supervivencia colectiva y la continuidad de su cultura.

Pë’këya, un hipnótico laberinto de lagunas de aguas negras y bosques inundados, es el territorio ancestral y epicentro espiritual de la nación Siekopai. Es el hogar de algunos de los ecosistemas con mayor biodiversidad del planeta, alberga al menos 200 especies de reptiles y anfibios, unos 600 tipos de aves y 167 tipos de mamíferos. Muchas son especies amenazadas, incluido el delfín del río Amazonas, la nutria gigante, el manatí y el paiche, uno de los peces de agua dulce más grandes del mundo. El área es también el refugio de varias especies importantes de plantas y animales vitales para la existencia diaria de los Siekopai, como el manglar guazay, utilizado como equipo de pesca, y la gosa (palma ungurahua), cuyos frutos ayudan a los bebés a crecer.

La sentencia establece que en un plazo de 45 días el Ministerio de Medio Ambiente, Agua y Transicion Ecologica de Ecuador -MAATE- entregue el título de propiedad sobre 42.360 hectáreas de territorio amazónico biodiverso y pida una disculpa pública a los ancianos y jóvenes Siekopai por la violación de sus derechos territoriales colectivos reconocidos por el derecho internacional y la Constitución del Ecuador. Los Siekopai fueron desplazados por la fuerza de su territorio ancestral durante la guerra entre Perú y Ecuador en la década de 1940 y posteriormente se les impidió regresar cuando el Estado ecuatoriano en 1979 declaró de manera arbitraria y unilateral a Pë’këya como parte de la Reserva de Producción Faunística Cuyabeno, un área protegida.

El caso de los Siekopai, presentado contra el gobierno ecuatoriano en septiembre de 2022, estuvo respaldado por un sólido conjunto de argumentos jurídicos y pruebas irrefutables: desde poderosos testimonios orales de ancianos y jóvenes sobre su conexión con su territorio; amicus curiae (escritos de amigos de la corte) de diversos expertos, incluidos dos ex jueces de la Corte Constitucional del Ecuador, antropólogos, etnobotánicos, historiadores, la Oficina Regional para América del Sur del Alto Comisionado de Derechos Humanos de Naciones Unidas y comunidades indígenas (como los A’i Cofán de Sinangoe y los Waorani de Pastaza, dos grupos indígenas que ganaron importantes victorias legales contra el gobierno ecuatoriano); pinturas del artista Siekopai, Jose César Piaguaje, que ilustran el origen espiritual de su nación en Pë’këya; manuscritos del siglo XVIII de misioneros jesuitas que reconocen a los Siekopai como residentes ancestrales de la zona; antiguos mapas coloniales españoles de la Real Audiencia de Quito en 1779; y mapas territoriales creados por la Nación Siekopai durante un proceso de mapeo liderado por la comunidad durante más de cuatro años, en el que identificaron y caracterizaron sitios históricos y sagrados, así como ríos y lagunas importantes.

La victoria, que se produce en vísperas de las conversaciones sobre el clima de la COP28 en Dubai e inmediatamente después de la entrada en el cargo del presidente ecuatoriano Daniel Noboa, hace apenas unos días, envía un poderoso mensaje al país y al mundo sobre la urgencia de respetar y garantizar los derechos territoriales indígenas y formalizar la propiedad de sus territorios ancestrales, como soluciones climáticas claves. Marca un punto de inflexión importante en la lucha para contrarrestar el enfoque vertical y excluyente de la conservación a través de los parques nacionales o áreas protegidas impuestas sin el consentimiento ni la iniciativa de pueblos y comunidades indígenas: una y otra vez, se ha demostrado que los pueblos indígenas son los mejores y más eficaces guardianes de sus territorios, en los que albergan el 80% de la biodiversidad del mundo y son una inversión de bajo costo y altos beneficios en la lucha contra el cambio climático.

El precedente del pueblo Siekopai efectivamente abre el camino para que otras comunidades indígenas en Ecuador busquen formalizar la propiedad de sus tierras, recuperando el control y gobernanza de esos territorios ancestrales que se encuentran dentro de áreas protegidas. En Ecuador, más de 1.5 millón hectáreas de territorio indígena están actualmente atrapadas en el sistema de parques nacionales, y aún sin título.

Esta victoria es parte de un proceso de lucha  por la titulación de territorios en áreas protegidas, impulsado por Conaie-Confeniae y Amazón Frontlines, apoyado por Tenure Facility que se desarrolla en la Amazonía ecuatoriana, para garantizar la seguridad jurídica y respeto a la historia de las comunidades, pueblos y nacionalidades.

Declaraciones

Elías Piyahuaje, líder Siekopai:

«Este es un momento histórico para la Nación Siekopai. La tierra de Pë’këya siempre ha sido y será nuestra. Llevamos más de 80 años luchando para recuperar nuestra tierra. A pesar de todas las pruebas que respaldaban nuestra reclamación del título de propiedad – incluso historiadores atestiguaron que nuestros antepasados habitaban la zona desde la época de la Conquista –  el gobierno ecuatoriano reiteradamente no ha respetado nuestros derechos sobre la tierra. Estamos luchando por la preservación de nuestra cultura en este planeta. Sin este territorio, no podemos existir como pueblo Siekopai. Hoy es un gran día para nuestra nación. Hasta el fin de los tiempos, esta tierra será nuestra».

Justino Piaguaje, líder Siekopai:

«Nosotros, los Siekopai, siempre hemos pertenecido a este territorio. Sin embargo, han sido necesarias décadas de lucha para conseguir que el Estado ecuatoriano reconociera este territorio sagrado como nuestro. Nuestros ancianos y nuestros jóvenes están muy contentos de volver por fin a nuestro hogar, nuestro corazón espiritual donde nos esperan nuestros mitos y los espíritus de otras dimensiones. Aunque los colonizadores han intentado desarraigarnos de este territorio, han fracasado. Ahora hemos podido reconocer oficialmente nuestra tierra para los Siekopai, el Pueblo Multicolor».

Mayra Piaguaje, lideresa Siekopai:

«Estamos orgullosas de recibir una noticia tan buena. Tenía fe y esperanza en que lo conseguiríamos. A lo largo de este caso, nos mantuvimos unidos como una nación: líderes, ancianos y jóvenes. Esta lucha ha fortalecido nuestra cultura. Me siento orgullosa de haber recuperado nuestro territorio para las generaciones futuras. Nuestras lágrimas no fueron en vano».

María Espinosa, defensora de los derechos humanos y abogada de Amazon Frontlines:

«Esta victoria lleva décadas gestándose, ha sido una lucha muy larga contra el gobierno. Ahora, por fin, se ha logrado el sueño de los Siekopai de recuperar su territorio ancestral. Este precedente histórico abre caminos para otras comunidades indígenas que sueñan con recuperar sus territorios dentro de áreas protegidas. Gracias a la victoria de los Siekopai, ellos ahora pueden avanzar con más facilidad».

Jorge Acero, Defensor de Derechos Humanos y Abogado de Amazon Frontlines:  

«Este es un precedente que abre la puerta para la defensa de todos los territorios indígenas de la Amazonía. El gobierno ecuatoriano por muchos años se ha negado a garantizar el derecho de los pueblos indígenas a la seguridad jurídica y la propiedad sobre los territorios en áreas declaradas protegidas de forma unilateral por el Estado, vulnerando sus derechos territoriales; y como ha dicho la sentencia, los derechos a mantener, fortalecer y desarrollar su identidad cultural, formas de vida y gobernanza. Esta sentencia es esencial en el camino para conseguir el respeto a que el  gobierno entregue títulos sobre estos territorios y con ello garantizar la pervivencia física y cultural de pueblos y nacionalidades.»

###

Los líderes, ancianos y jóvenes Siekopai están disponibles para entrevistas, además de los abogados Siekopai para su caso. Fotografías y videos de alta resolución disponibles a pedido.

Continua leyendo